lunes, 7 de julio de 2008

on a more personal note...

Existe un contingente de artistas bastante grande que piensa que es mejor ni tratar de salvar el MAC de si mismo. Dejar que siga existiendo agonizante y agonizador, como siempre hemos hecho,y como artistas, construir otro espacio (no necesariamente físico, si no como proyecto). Es una posición respetable. Y yo, francamente, me bato entre esa y otras opciones.

¿Pero no es esto es precisamente lo que los artistas hemos estado haciendo por décadas, creando espacios alternos, proyectos de difusión, proyectos comunitarios, etc..? No los voy a enumerar porque todos los conocemos. Sólo quiero usar de ejemplo un proyecto: Coco D'Oro y Larregui. Por 10 años ha dejado el pellejo en un proyecto independiente. Uno se imaginaría que simplemente por su trabajo, por lo que representa La Perla Habla que estarían los Museos y otras instituciones de PR locos por ayudarlo, darle estabilidad al proyecto, ayudarlo con $ para él poder manejar el proyecto sin sacrificar su vida, familia. Pero no es así. No les importa, o no saben que existe,o lo ven como competencia a sus proyectos de arte/educación. Mientras existan esas cajas vacías utilizando presupuestos millonarios, donaciones públicas y privadas recogidas a nombre del arte, pero gastadas en aire acondicionado, en todo menos programación, siempre estos proyectos acabarán igual: con un artista-gestor agotado y desilusionado. La lista es larga.

Hay una realidad económica, una realidad de las estructuras necesarias para poder darle longevidad a los proyectos independientes, NECESITAN instituciones que respondan, que colaboren, que investiguen y publiquen, que programen, difundan.

El MAC tiene una actitud latifundista medieval con el Museo. Piensan que es “de ellos”, los terratenientes, no importa cuanto nos fajemos los jornaleros en crear cultura. Es el mismo perro. Sentados en una oficina de aire acondicionado mirando el mundo desde esas ventanas el lugar se hace tu casa. De repente, cuando se asoman todos esos jornaleros, sucios, y cansados de trabajar sin que se nos responda adecuadamente, el terrateniente aterrorizado, reclama que estamos invadiendo SU espacio, no vayamos ensuciar los muebles y que nos vayamos a otro lado con nuestros proyectos.


Entonces, cuando viene de Javier Martínez o Abdiel Segarra pienso, "Si es cierto, debemos seguir con nuestros proyectos independientes... ¡Somos fuertes! ¡Tenemos el poder! " Pero cuando viene desde el MAC mismo, que nos digan que nos vayamos a otro lado y "formemos un instituto" que responda a nuestras preocupaciones...pues, lo que da es ganas de alcanzar un rastrillo y marchar hacia la Labra hasta que la desocupen.

Medioevo indeed.

b

2 comentarios:

Raphael Mercurio-Argento dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raphael Mercurio-Argento dijo...

Queridos Interlocutores,

Aquí hago claro, para el record, que decidí tomar acción y escribir algo en el blog en torno al MAC.

El MAC representa una paradoja para el personaje que ha decidido gestar su obra de forma tal que herede la batuta y no se la tenga que arrebatar a alguien...

Definitivamente este país no cuenta con precendentes que nos puedan ayudar a resolver esta crisis. La situación del MAC me acuerda a una metafora que utilizo con frecuencia para ilustrar a algunos compañeros de la filosofía y la antropología lo que opino sobre el estatus de la cultura boricua...tanto el museo como nuestra cultura contemporánea sufren de malnutrición y abandono. Somos como niños que crecen a su suerte en una casa con padres cuasi-ausentes, los que solo aparecen para disciplinar de forma violenta las acciones inocentes de sobrevivir en un hogar inhospito.

Tanto la directora del museo como algunos miembros de su junta (y los lambeojos) duermen felíz, engordados por su posición social y sus creencias limitadas, "seguras", infertiles... Nosotros sin embargo seguimos produciendo sin parar, ya sea a traves de =DESTO, AREA, Conboca, Trancelíquido, et al. Sin presupuestos multimillonarios ni apoyo de muchas grandes corporaciones. Todos juntos hemos tenido un programa que pone en verguenza al MAC, al ICP, y al MAPR en conjunto. Decenas de exposiciones, charlas, eventos multimedios y screenings de películas organizadas, producidas, y luego documentadas de forma independiente y sin tanto lloriqueo. "Al mal tiempo buena cara" ha sido nuestra consigna.

Me parece absurdo que sea esta maquinaria evidentemente inefectiva la que nos pida ahora ayuda, o se sorprenda de nuestra respuesta negativa a su llamado.

A los responsables del descalabro del MAC los meteria en la Bastilla. No por despecho ni por coraje sino por que se tienen que comer toda la basura que se habla de nuestra generación, que ha luchado contra mas fuerzas que ellos, a quienes se les puso la llave de un museo en la mano y lo han llevado a la desgracia administrativa por su pensar maniqueista e incompleto sobre lo que es el arte y el rol que esta desempeña en el desarrollo de una sociedad democrática.

Sin mas que solo redundar sobre los funadmentos que delinea Elvis Fuentes me retiro, y hago la misma exhortacion a la reflexion... hasta cuando el teatro de pichaera a la escencia de un argumento real por parte de la cupula administrativa del MAC?, que enseñen el moyero y se salgan solos del agujero en el que se metieron. Y si los ayudamos, que sea contemplando tambien nuestros intereses para con el MAC, eso solo es justo.

Optimista a pesar del MAC,

Ralph Vázquez-Concepción

p.d. que diría nuestro amigo Guy Debord del MAC?